Escornaboi, la verdad oculta: Historias de Cimadevila vol.2

Ha pasado ya un tiempo desde el último capítulo de historias de Cimadevila, donde tratábamos el espectacular y aterrador caso del vecino que tuvieron que enterrar para que no explotara.
En una nueva entrega, el equipo de pgfernandez.es no cesa en su labor divulgativa investigando profundamente para documentar cada uno de los hechos que van sucediento por tan exótico paraje. Un lugar, donde uno no tiene cobertura del móvil a no ser que vaya al muro pegado al hórreo, donde «Ponme una cucharada de sopa» significa «Lléname el plato hasta arriba». Un lugar, donde para salir de él, hay que decir adiós 3 veces, de lo contratio, te quedarás allí hasta el fin de los tiempos, uuuu…..
Dejando de lado sus diferentes encantos, nos centraremos en la investigación que toca esta vez: Un bichejo muy conocido como escornaboi (ciervo volante en castellano), que alguno me dirá: «Señor pgfernandez, también se les conoce como vacalouras…(véase carmiña vacaloura)…» ¡¡¡PUES NO, no son lo mismo!!! El escornaboi es el macho y la vacaloura es la hembra. Como no podría ser de otra manera, fieles lectores, desde la dirección de este blog os damos un sabio consejo que os hará ser admirados tanto en el curro como en cualquier otro contexto social. Ahora podéis decir que el nombre científico del escornaboi/vacaloura es «Lucanus cervus» ¡Mola ehhh!. También se podría decir que es un coleóptero escarabeiforme perteneciente a la familia Lucanidae. ¡Pero cuidado! decir eso último en público podría traer una probabilidad muy alta de sufir una buena colleja del personal…
Una vez estamos documentados sobre este curioso escarabajo (el más grande de Europa), vamos a un asunto aún más trascendental. Y es que se cuenta por Cimadevila, que se llegan a pagar cantidades realmente grandes por el, puesto que son un verdadero manjar en Japón. Según la wikipedia, ¡¡¡se puede llegar a pagar por uno de estos insectos hasta los 20.000€!!!
Espera, alto ahí, no vamos por donde estás pensando… Desde pgfernandez.es adoramos a todos los animalitos y no queremos para nada que ocurra una caza indiscriminada para ganarse unos euritos. Vamos a hacer algo mucho más inteligente, promover la reproducción de estos animales en peligro. ¿Cómo hacerlo? Pues simplemente dejándolos vivir e intentando interferir lo menos posible en ellos respetando su hábitat. Así podremos llenar Galicia de escornabois y vacalouras, para descubrir algún día sobre todo cuando sea legal y no te metan el paquete de tu vida por cazar una especie en peligro de extinción si realmente saben tan bien como dicen…
En respuesta a Arnadelo, quiero mostrar mi agradecimiento a Don Daniel Fernández López por la colaboración en defensa y protección del escornaboi.