CONCIERTO ACDC BARCELONA: QUEN NON VAI DE MORTO… VAI DE VIVO.

De las mayores profundidades del infierno infernal y en exclusividad super exclusiva nos llega un repaso completo al impresionante directo de la banda de los Ey si di si. Más conocida como AC/DC o la banda de Angus Young y el «nuevo» cantante. Si, si, me refiero al que no murió y sólo lleva desde los años 80 en el grupo…

Marzo de 2009, a 3 horas horas del concierto ACDC Barcelona nos encontrábamos la señorita detalparacual y yo en la explanada del Palau Sant Jordi. Tarde lluviosa y con bastante frío, excusa no válida para la gente que formaba a esas horas dos filas que daban la vuelta a la plaza para intentar llegar a las primeras posiciones del concierto. Haciendo el tiempo  por el Estadio de Montjuïc llendo a ver si estaba la antorcha olímpica o si la habían quitado (apuesta que ganó mi persona, por supuesto) nos dispusimos a entrar en Palau para encontrarnos con unos amiguetes allí mismo e ir preparando motores para el comienzo.

Todas las luces se apagan. Se escucha el sonido de un tren y las pantallas comienzan a proyectar un corto de un viaje un tanto accidentado. La gente no para de gritar y comerse los dedos ante el evento que se estaba presentando. ¡Arranca el concierto con Rock´n Roll Train!

Yiiihaaa, ¡menuda caña! La suerte hizo su aparición a la hora de localizarnos en el recinto ya que, por pura casualidad, fuimos a una zona en palco, donde no había nadie puesto y disfrutábamos de una visión completa tanto del escenario, como de las pantallas gigantes para ver todos y cada uno de los detalles del evento.

Como podéis ver, la escenografía era parte fundamental del espectáculo. Cada canción venía acompañada de un elemento totalmente diferenciador. Que si el tren lanzando llamas, la campana gigante bajando del techo, la muñeca hinchable que medía como todo el escenario, cañones reales disparando munición de fogueo…

Como muchos se esperaban, el eje central del concierto fue nuestro amigo Angus Young. Que ha demostrado una vez más que su apellido no es fruto de la casualidad. No pasaron más de treinta minutos, para que su strepteease de pies a cabeza (gallumbos no incluidos) comenzara. Y la gente, para mi sorpresa, hacía lo mismo tanto desde el foso como las gradas (lluvia de sujetadores incluida).

El concierto de sus majestades los AC/DC seguía su curso y el público no paraba de saltar, gritar y vitorear a los amos del más puro Rock. Canción tras otra, el nivel iba subiendo escalón a escalón. Solos de guitarra de 15 minutos de duración incluídos aunque no grabados, ya que no iba sobrado de megas en la cámara, eso si, las mejores canciones con sus mejores píxeles. 

El momento estelar del concierto fué para mí el momento Highway to Hell, canción que todos esperábamos pero veíamos que no daba llegado. Pues bien, haciendo un falso final, y encendiendo incluso las luces y cuando alguno que otro pensó que el concierto se había terminado, las luces de repente se volvieron a apagar. No sonaba música, la gente no sabía lo que ocurría. Pero de pronto, ¡el escenario comienza a arder! y si… todos los integrantes salen de las profundidades ardientes tocando las melodías satánicas de ¡¡¡Highway to Hell!!!

El análisis final del concierto ACDC Barcelona resulta evidente. Explosiones, luz, escenografía y música de auténtico salón. Puedes ir 10 veces a verlos que no te cansarán en ningún momento. No deja indiferente a nadie. Uno de esos conciertos que hay que ir de muerto o de vivo, aunque a San Andrés sea al contrario…

Por cierto, ¿sabíais que también hay un batería y dos guitarristas en el grupo? 😉