ARI VATANEN: SUBIENDO PIKES PEAK EN 10MIN 47SEG

Con mis 21 años, el año 1988 me pilló un poco descuidado con mis cosas mientras que en las míticas Montañas Rocosas, y en total desconocimiento por mi persona, se filmó una de las carreras más peligrosas y a la vez prestigiosas de todo el mundo, la subida al Pikes Peak. Su protagonista es el pentacampeón mundial Ari Vatanen, pilotando como nadie había hecho antes.

No estamos hablando de la escudería Ferrari, ni de el último adelanto de Mclaren, estamos hablando, por muy disparatado que pueda sonar en los tiempos que corren, de un Peugeot 405 Turbo 16, todo un «peitolobo de los de antes». Pilotado por un perro viejo finlandés llamado Ari Vatanen, dispuesto a arrebatar el título a sus homólogos Americanos en su propia casa. Únicamente se hicieron dos unidades del coche, una para carreras de subida de montaña, y la otra para competir en el rally París-Dakar. En ambas especialidades, Vatanen demostró ser el mejor, obteniendo la victoria tanto en el Pikes Peak como en el Dakar y en apenas tres años, elevando a Peugeot a campeón mundial.

La subida al Pikes Peak siempre ha sido considerada como el trazado más peligroso del mundo, y no es para menos: casi 20 kilómetros de pista sin asfaltar. 156 curvas de todo tipo y condición. La salida está a 2800 metros de altura y la llegada a más de 4.000, lo cual quiere decir que la presión afectará sin ninguna duda al rendimiento del coche, y como muestra, un botón: el Peugeot de Ari Vatanen, perdió más de 200 cv de potencia cuando estaba en la meta. Pero eso no es lo peor de todo. La grava es el peor enemigo y sobre todo el sol (irrepetible el momento del vídeo que suelta una mano del volante para taparse de el). Y como en toda carrera cuenta el tiempo, consiguió realizar el trazado entero en un tiempo rompedor de 10MIN 47SEG. ¡Vatanen hizo una media de 210 120 km/h!

Aprovecho para dar mis mas sinceros agradecimientos a Don Fernando Fernández por su gran labor divulgativa.